Ribeirinhas de Santarém

RIBEIRINHAS DE SANTARÉM

Ubicación: Aritapera, Santarém, Pará, N de Brasil
Superficie: 22.887km², solamente 97km² en perímetro urbano
Población: 302.667hab
Densidad: 13hab/km²
IDH: 0,691
Distância para la capital provincial más cercana: 35km – entre 3 y 4horas en barco, único transporte disponible
Cantidad de asociados: 20
Perfil: Mujeres, con más de 40 años

Las Comunidades ribeirinhas son aquellas que viven cerca de los márgenes de los ríos y de ellos sacan todo su sustento y modo de vida. La Associação das mulheres ribeirinhas de Santarém reúne a mujeres de más de 40 años, residentes de 5 comunidades que bordean el río Amazonas: Aritapera Centro, Cabeza de Onza, Surubí-Açu, Carapanatuba y Enseada. 

La región posee en abundancia el árbol Cuieira – Crescentia cujete – ,  típica en la región amazónica, que tiene grandes frutos de cáscara dura de hasta 30 cm de diámetro, rellenos con semillas que son comestibles y de alto valor proteico . Estos frutos, recogidos y cortados en la mitad se transforman en recipientes, que una vez tratados con las resinas y pigmentaciones naturales se tornan impermeables y más resistentes.  

Después de preparadas las cuias son talladas. Cada artesana tiene su propio grafismo, como una marca, una identidad de su trabajo – a veces abstractos con influencias indígenas, a veces con motivos florales. Cada cuia tiene un formato único y los tamaños varían según el fruto. En las casas locales la cuia se utiliza ampliamente en el uso doméstico, casi siempre orientado hacia la alimentación, pero también hay piezas producidas con funciones apenas decorativas. 

Las artesanas viven de manera totalmente integrada con la naturaleza, velando por su preservación. Todo el proceso productivo de esta artesanía está incluido en la rutina de la comunidad, donde las mujeres se encargan de producir las cuias y los maridos a distribuir en la compleja logística fluvial en el Amazonas. Hoy hay un creciente movimiento de turismo ecológico y interesado en la artesanía en la región, lo que influye en el crecimiento de la renta familiar y en el desarrollo indirecto de la región.

Por ser comunidades relativamente aisladas, la infraestructura que cada villa dispone es diferente. Todas tienen escuelas que contemplan el nivel básico de educación -en brasil hasta los 14 años de edad. La Vila do Aritapera Centro posee una escuela con alcance hasta los 17 años, sin especialización. El sistema de salud contempla visita de médicos en las aldeas una vez al año. Las villas Cabeza D’Onça y Centro poseen un puesto de salud fijo con apenas un técnico de enfermería.